La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha impuesto a Whatsapp una sanción de 300.000 euros y a Facebook otra sanción de 300.000 euros por la comisión de dos infracciones graves de la Ley Orgánica de Protección de Datos.
A Whatsapp se le sanciona por comunicar datos a Facebook sin haber obtenido un consentimiento válido de los usuarios y a Facebook por tratar esos datos para sus propios fines sin consentimiento.
La comunicación o cesión de datos personales exige el consentimiento del afectado según el artículo 11 de la LOPD. El actual marco normativo exige que ese consentimiento, además, debe ser libre, específico e informado. Sin embargo, Whatsapp imponía como requisito obligatorio para poder usar la aplicación de mensajería que los usuarios consintieran esa comunicación de sus datos personales. Ante esta exigencia, la Agencia Española de Protección de Datos entiende que el consentimiento, en este caso, no puede considerarse libre y, en consecuencia, no puede considerarse válido.
Además, para que el consentimiento prestado por el usuario sea válido, éste ha de ser informado y específico. Dicha obligación, “se ofrecía de forma poco clara, con expresiones imprecisas e inconcretas que no permiten deducir, sin duda o equivocación, la finalidad para la cual van a ser cedidos”.
En el caso de la infracción declarada a Facebook, la Agencia Española de Protección de Datos establece que la red social utiliza la información de los usuarios cedida por Whatsapp con finalidades específicas de sus servicios y, en definitiva, en beneficio de su actividad. Facebook destina esos datos a su propia finalidad publicitaria y de mejora de sus productos, así como para otras finalidades, por lo que requiere de un consentimiento libre, específico e informado de los usuarios para tratar esos datos.
En consecuencia, las deficiencias identificadas en relación con la información facilitada a los usuarios de Whatsapp sobre la cesión de sus datos personales y el consentimiento prestado se reproducen respecto a Facebook, por lo que el consentimiento otorgado a la compañía por parte de los usuarios, “no puede considerarse libre, específico e informado”, añade la resolución de la Agencia.
Puede consultar la resolución completa aquí.