El pasado 6 de diciembre de 2018 se ha publicado en el Boletín Oficial del Estado la nueva Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y Garantía de los Derechos Digitales.


La nueva normativa adapta el derecho español al modelo establecido por el 
Reglamento Europeo de Protección de Datos 2016/679del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos y por el que se deroga la Directiva 95/46/CE, conocido coloquialmente como Reglamento General de Protección de Datos (RGPD).

Además, y como novedad, incorpora en su Título X, el reconocimiento de un sistema de garantía de derechos digitales (en concreto diecisiete derechos digitales), Título que no aparecía en el proyecto inicial de la ley, y que trae su fundamento en lo establecido en el artículo 18.4 de nuestra Constitución (“La ley limitará el uso de la informática para garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de los ciudadanos y el pleno ejercicio de sus derechos”).


A nuestro juicio todo un acierto su inclusión en un momento en el que nuestro entorno y nuestra sociedad están inmersos en una transformación, o incluso podríamos decir mejor, en una auténtica revolución digital.